¡Estimado Visitante! ¡Bienvenidos a Mundo Ómnibus!

El presente Blog tiene como principal objetivo la difusión de temas vinculados al Transporte Automotor Terrestre de Pasajeros Internacional.

Para ello, en el mismo se publican con cierta periodicidad notas, artículos periodísticos, imágenes, gráficos, ilustraciones, videos, opiniones, entre otras cuestiones; todas ellas con aportaciones propias y, desde luego, con aportes de terceros, en todos los casos con fuentes y bibliografía debidamente citadas para evitar plagio y/o daños a terceros, ya que NO es y, en ningún caso, la intención hacer daño.

Toda la información aquí volcada podrá ser reproducida, solo citen la fuente y/o nombre del Blog o autor del mismo, con ese simple hecho es suficiente. Si lo prefieren pueden escribirme a “mundomnibus@gmail.com”.

A su vez, me gustaría solicitar a todos aquellos que consideren que en este Blog se viola o (se ha violado) derechos de “Copyright”, por favor me lo hagan saber para poder dar solución al mismo urgentemente.

Por último resta decir que, toda mención que se haga en este Blog de nombres que gocen de derechos de “Marca Registrada” o similar condición, se efectúa a solo efecto de acompañar dicha información, sin hecer uso de la misma a efectos económicos ni comercial por parte del presente Blog.

Muchas Gracias por su visita, espero que el Blog sea de su agrado y que disfruten de su contenido...! Con esa intención está hecho y escrito.///

Luis E. Morell Hernández.

P/D: Puedes escribir y dejarnos tu opinión del mismo a la siguiente casilla de E-mail: mundomnibus@gmail.com

-----------------------------------------------0------------------------------------------------

martes, 15 de marzo de 2011

Los nombres de las Empresas; desde las “Diligencias” hasta los “Doble Pisos”…

Primera Parte.

Hace un siglo y medio atrás, aquellas mensajerías que fueron haciendo camino aún antes de la llegada del ferrocarril y, al igual que las mensajeras, llevaron el progreso a través de estas tierras cumpliendo en muchos casos funciones tan importantes más allá del traslado de viajeros; lo fueron también como correos, servicio de encomiendas o el solo el hecho de marcar presencia en la consolidación de un país tan extenso e inhóspito.
Los nombres pintados en los vehículos de aquel entonces debían representar además de un buen servicio, valores y confianza. Se llega así a ejemplos como “La Constancia”, “La Infalible”, “La Vencedora”, “La Cumplidora”, “La Prestigiosa”... o casos como “La Bella Ensenadera”, “La Venus Lobera”, “La Aurora Lujanera”, en donde el origen como el destino reflejaba sus nombres; aunque a su vez, algunos títulos actualmente nos pudieran parecer un tanto exagerados, por ejemplo la “Voladora”, “Icaro”, “La Envidia”, “Júpiter Furioso”, “El Relámpago Apurado”, “La Humildad”, “Sueño de la Mañana”, iban haciendo camino al andar; había que tener presente que la forma de vida y pensar de aquella época era muy diferente a la actual.

Actualmente las empresas suelen anteponer al nombre la categoría de “Expreso” o “Micro Ómnibus”, en aquellos tiempos eran también conocidas como “Correos” (por su condición de tal) o “Carreras”, ya que realizaban la “carrera” a determinado lugar (“Carrera del Carmen de Las Flores” o “Carrera de Diligencia y Mensajería de Dolores a Rauch”); había por lo menos cuatro “Iniciadores”, unas diez “Protegidas” y otras tantas “Comercio” o “del Comercio”; o casos muy singulares en donde la ortografía no jugaba un papel primordial, palabras como Mensajería, con “g”, producto heredado del antiguo castellano, pero en los casos de la “Invensible Porteña” y la “Ynvariable Porteña” no podemos decir lo mismo.
El propio empresario o conductor, muchas veces se transformaba él mismo en el nombre de la empresa, tal es el caso de “La Central”, de Dolores, conocida como “Galera de Dávila”.

La llegada del ómnibus automotor forzó una transición en las denominaciones, que pasaron por comunicar la novedad del motor a explosión, más su condición urbana (“Auto Ómnibus Metropolitano”, de Sandalio Salas). Cuando la Cía. Argentina de Autobuses de Ismael Alcácer importó ómnibus ingleses como los de la General londinense, cambió su nombre por “General Ómnibus Compañía”. A su vez, se reflejó en algunos casos la fusión del inmigrante y la tierra promisoria. Así se fundaron la “Cía. Italo Argentina”, la “Ibero Americana”, la “Hispano Argentina”...

Al contrario de los ómnibus, las primeras líneas de colectivos de Buenos Aires no tenían nombre propio, salvo la conocida MONSA –Línea 60- por los años ’40 sólo ella ostentaba en sus coches el tradicional nombre “Micro Ómnibus Norte”. Los propietarios de la primer línea que circuló desde 1928, se agruparon bajo el nombre de Cooperativa de Automóviles Taxímetros “Iniciativa Número 1”, hecho poco conocido. A su vez, hubo líneas que al carecer de número se identificaban por su destino “Puerto Nuevo”, “Tiro Federal” o por algún aditamento que resaltaba como ser “Trébol”, antecesora del Expreso Almafuerte, hoy la 55, que llevaba pintado un trébol de cuatro hojas en el lugar del número.

Corría el año 1942 y amparados por el gobierno, los capitales británicos en el Río de la Plata habían obtenido una victoria mas allá de la Segunda Guerra Mundial, la creación de la Corporación de Transportes beneficiaba ampliamente a las compañías tranviarias mientras despojaba de sus vehículos a los colectiveros de Buenos Aires, agrupados en sociedades de componentes sin suficiente poder para enfrentarlas, fue así como un grupo de choferes que habían perdido sus coches a raíz de estos acontecimientos, pudieron obtener dos concesiones provinciales y se constituyó en sociedad anónima, denominándola Compañía Colectiva Costera Criolla. Era “Colectiva”, aunque anónima, en homenaje y recuerdo del servicio perdido, “Costera” porque bordeaba la costa entre Buenos Aires y Miramar y “Criolla” en reacción a la expropiación sufrida en favor de los europeos. Según contaron aquellos pioneros a la revista Transporte, las cuatro “C” fueron pintadas en un trébol de cuatro hojas como un símbolo promisorio.

Pasaje, Boleto de la C.C.C.C. (colección Luís E. Morell) Imagen 1.


Fuente:
1)Los Nombres de las Empresas - Aníbal Trasmonte. /// 3/2003.
2)Artículos y material propio de Luis E. Morell.

Derechos reservados. Pero la reproducción total o parcial de esta nota se autoriza con la expresa condición de citar autor y fuente.


No hay comentarios:

Publicar un comentario